(Re)Flexiones de una mini-pyme

Ya que hemos cambiado de mes quiero compartir con todos vosotros la inquietud que hemos vivido el pasado junio: los impagos de clientes.  (Re)flexiones

Hasta ahora, el proceso de creación de empresa había sido divertido, dedicando muchas horas de lunes a domingo, sin vacaciones, sin fiestas, pero con la satisfacción de ver crecer a tu pequeña y que cada acción pueda suponer un beneficio.

¿Cuántas veces hemos leído noticias de que ayuntamientos y organismos públicos están haciendo quebrar a empresarios por el retraso en los pagos? Y todo esto con una ley que obliga a pagar en un máximo de 60 días.

Bien, pues el mes pasado dimos con un par de malos muy malos de empresas privadas que aceptaron un presupuesto, encargaron el trabajo, firmaron un contrato y a la hora de abonar la correspondiente factura dijeron respectivamente: “no me gusta el trabajo” y “vamos a esperar un poco para hacerlo”.

Mini-pymeResultado: tiempo malgastado en varias reuniones, dedicación diaria durante dos meses  y toda una planificación de personal en verano a la basura para poder dar cobertura.

Un escalón por debajo de las pymes estamos las mini-pymes y nos gustaría poder batirnos el cobre en igualdad de condiciones, porque seguimos pensando que con creatividad, un trozo de pan y un trago de vino, podremos andar este camino.

Si os han ocurrido casos como estos, no dejéis de poner un post con la excusa que os dieron a vosotros. Hagamos divertidas las cosas que ya no tienen remedio.

 

Juanjo Pastor

 

 

 

 

About these ads